Tostadas mexicanas

Las tostadas son de origen prehispánico; estás se hacían dejando las tortillas en el rescoldo del fogón utilizado para cocer las tortillas en el comal de barro, hasta que estás obtenían una apariencia crocante y quedaban completamente rígidas.

Debido a que era un alimento que pertenecía a la clase media baja, los ingredientes que se colocaban por encima estaban compuestos por frijoles cocidos y chile (ingredientes básicos en todo hogar mexicano); sin embargo, fue hasta la llegada de los españoles que llevaron consigo la manteca de cerdo, que su elaboración se hizo a base de la técnica de fritura (proceso que actualmente se sigue llevando a cabo en muchas de las cocinas mexicanas).


¿Cómo se comen?

El principio básico consiste en la tostada como tal, cubierta por frijoles mólidos (aplastados), a esto se le puede agregar casi cualquier guisado o ingrediente por encima, pues es el simple hecho de colocar algo sobre la tortilla crocante lo que lo convierte en una tostada.

Dentro de los guisados más populares podemos encontrar la pata de res y la tinga de pollo; pero también existen otros como el pollo con mole, el picadillo, las rajas con crema, la ensalada de nopales, etc.

Algunos ingredientes:
Tostadas de maíz.
Frijoles mólidos.
Crema o nata.
Queso rallado.
Salsa (al gusto).

Fuente: Olotl

Comentarios