Biografía de Candelario Huizar

Dentro del amplio marco de referencia de la música nacionalista, Candelario Huízar logró una serie de ambiciosas obras de filiación cuasi impresionistas dentro de su contenido nacionalista. La figura a un tiempo ejemplar y desconcertante de Huízar personifica – en una vertiente totalmente alejada de la severidad formal de Carlos Chávez – otra variedad del discurso sinfónico de gran envergadura. Adherido al relato romántico de la sinfonía característica del siglo XIX, Huízar intentó una innovación de contenido pero no encontró un método equivalente que pudiera traducirse en un lenguaje sinfónico de características personales, a pesar de que intentó distanciarse de una retórica convencional. Sus obras más logradas sustituyen el principio de conflicto y síntesis de la sinfonía clásica por una descripción racial; y la energía y el drama del desarrollo sinfónico romántico por el colorido orquestal, el folclor o el indigenismo ornamental.

En sus obras más logradas, que expresan un indigenismo a la vez místico e histórico, la sinfonía Oxpaniztli (1935) y la Sinfonía cora (1942), Huízar logra una simbolización sonora que se traduce bellamente en evocaciones coloristas, hallazgos tímbricos y sugerencias ambientales impresionistas que, como sugiere Otto Mayer-Serra, lo emparentan con un posromanticismo a lo Dvorak y acaso con la concepción romántica de los nacionalismos propios del siglo XIX.

Yolanda Moreno Rivas, La composición en México en el siglo XX, México, Conaculta, 1996.

Fuente: Música en México

Comentarios