Casa de los Azulejos, Ciudad de México

Ciudades Coloniales de México

El Centro Histórico de la Ciudad de México guarda en sus edificios coloniales millones de anécdotas. Uno de esos lugares, tal vez también uno de los más famosos es la Casa de los Azulejos ubicada en la calle de Madero en el corazón de la capital.

Se le conocía como el Antiguo Palacio de los Condes de Orizaba y era y sigue siendo única en todo el primer cuadro de la ciudad por su espectacular fachada hecha de azulejos de talavera como manifiesto de la enorme riqueza que dichos condes alcanzaron en los últimos años del siglo XVIII que en el año de 1793 empezaron a edificar este símbolo colonial de México.

El Tiempo hizo su labor y el edificio tuvo varios dueños en el siglo XIX, pero lo que más se recuerda de aquella época es que fue sede del elegantísimo jockey club, lugar donde tenía fórum la más alta sociedad mexicana y que de alguna manera ahí se defina el futuro del país.

Ya en el año de 1919 los Hermanos Walter y Frank Sanborn compraron el lugar y le dieron un giro mercantil hasta el momento desconocido en México e hicieron la famosa fuente de sodas, un restaurante, farmacia, tabaquería y otros servicios que convirtieron el negocio en un rotundo éxito.

En el interior del lugar, hoy en lo que es el área del restaurante encontrarás el antiguo patio de la casa, un espacio de verdad maravilloso. Ahí mismo subiendo las escaleras te encuentras de frente con un mural realizado por José Clemente Orozco en 1925.

Este hermoso recinto fue declarado monumento nacional el 9 de febrero de 1931. Y hoy es casa de la compañía Sanborns quien la mantiene llena de vida y con cuidados muy especiales para el deleite de sus visitantes.

Fuente: México lindo y querido


Comentarios