Claustro de Sor Juana, Ciudad de México

Ciudades Coloniales de México

El Ex convento de San Jerónimo, sobrio y bello recinto que alberga a la Universidad del Claustro de Sor Juana, se caracteriza por su valor artístico e histórico. Sus patios coloniales y construcciones modernas conviven armónicamente integrando a un tiempo tradición e innovación. En 2004 la Universidad cumplió su primer cuarto de siglo en ese monumento arquitectónico, ámbito privilegiado donde habitó la célebre escritora novohispana sor Juana Inés de la Cruz (1648-1695), inspiración y guía del ideario humanístico de la institución.

El origen del convento se remonta al primer siglo colonial. Dos casas, la de Alonso Ortiz (situada en el noroeste del actual Gran Claustro) y la de Isabel de Barrios (ubicada en el extremo noreste del Patio de la Fundación), fueron unidas y ampliadas por doña Isabel de Guevara. El 29 de septiembre de 1585 doña Isabel se enclaustró ahí en compañía de cuatro monjas del Convento de La Concepción con la autorización del arzobispo Pedro Moya de Contreras, fundando de esa manera el primer convento mexicano de monjas jerónimas

Durante los siguientes siglos el conjunto se transformó hasta ocupar toda la extensión que tiene hoy. Sin embargo, el 23 de junio de 1867 las monjas fueron exclaustradas debido a la aplicación de las Leyes de Reforma. De inmediato el lugar fue ocupado como campamento y hospital militar; a partir de entonces los patios tuvieron varios usos: fueron sede de la inauguración de la Sociedad Literaria Netzahualcóyotl (donde participó el poeta Manuel Acuña) y, hacia el final del siglo, se convirtieron en el pago que el presidente Manuel González hizo al arquitecto Antonio Rivas Mercado. Éste lo heredó a sus hijas Antonieta y Alicia en 1927.

Pronto el templo volvió a manos del Estado y en 1932 fue declarado monumento. En cambio, el resto de la propiedad comenzó a fraccionarse: junto a la iglesia, ya abierta al culto, se estableció un hotel de paso; en la cabecera formada por las calles de San Jerónimo y Cinco de Febrero se construyó un edificio y, más tarde, se levantó otro en la Avenida Izazaga. Aparecieron durante esa etapa una panadería, la Casa del Estudiante Nayarita, una lechería, un albergue para campesinos, la sede de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios y el famoso salón de baile "Smyrna Dancing Club", mismo que desapareció en 1957 para dejar su lugar a un estacionamiento, varias casas de vecindad y pequeños comercios.

Por fin, al abrigo de un decreto presidencial, entre 1976 y 1982 se efectuó la exploración sistemática del deteriorado inmueble. El trabajo interdisciplinario de antropólogos, arqueólogos, arquitectos, historiadores, ingenieros y restauradores, permitió la producción de investigaciones que apoyaron la restitución del conjunto constructivo. De ese trabajo derivó el hallazgo de vestigios de diversa índole rescatados del subsuelo, pertenecientes a utensilios de las religiosas que habitaron el convento. Además fueron descubiertos, en el Coro Bajo del templo, los sepulcros de las monjas.

En el mes de agosto de 1979 en ese espacio recuperado fueron inauguradas las actividades de la licenciatura en Ciencias Humanas, primera oferta educativa de la Universidad del Claustro de Sor Juana, que tiempo después ofrecería nuevas licenciaturas: Arte, Ciencias de la cultura, Comunicación audiovisual, Filosofía, Gastronomía, Humanidades, Literatura y ciencias del lenguaje, Psicología y una maestría en Cultura virreinal. Al campus original se sumó, en agosto de 2003, el Plantel Regina, caracterizado por ocupar una parte de lo que fue el también colonial convento de monjas de Regina Coeli. Es de destacar ahí la presencia de una construcción neoclásica proyectada por el arquitecto Manuel Tolsá para la Marquesa de Selva Nevada.

Son esos muros que preservan una parte medular de la historia de México, los que orgullosamente ofrece la Universidad del Claustro de Sor Juana a sus estudiantes y a sus visitantes.

Este hermoso edificio colonial está ubicado en Izazaga 92, Centro Histórico, México D.F.

Fuente: México lindo y querido

Comentarios