Xochimilco, Ciudad de México

Ciudades Coloniales de México

La Ciudad de los Palacios como también es conocida la Ciudad de México guarda con recelo un gran jardín al sur de la misma, adorado desde tiempos inmemorables Xochimilco es sin lugar a dudas un espacio más donde los capitalinos disfrutan, pasean y conviven llenos de orgullo por su hermosura y autenticidad.

Xochimilco declarado patrimonio de la humanidad en 1987 por la UNESCO tiene en su centro histórico un casco de ciudad constituida por españoles, criollos, mestizos, nobles y en los alrededores, dos tipos de asentamientos, en los suburbios de la ciudad, barrios y en las laderas de las montañas, pueblos todos ellos asentamientos de indios; en el centro del casco de la ciudad se levanta un enorme edificio que desde el siglo de la conquista constituyó el convento de San Bernardino de Siena, patrona de la ciudad y jurisdicción, y en cada tecpan o centro de barrio o pueblo, en diferentes épocas se fueron construyendo pequeñas capillas, dirigidas, no por agrimensores, ingenieros o arquitectos, sino por alarifes y maestros de obra que habían asimilado los lineamientos arquitectónicos de la nueva cultura, así van apareciendo pequeñas capillas que denominamos populares para sus diferentes estilos en la composición y errores en el diseño.

Xochimilco se caracteriza por la existencia de canales que dieron un tinte muy especial en todo el Antiguo México. El paseo en "trajineras" (lanchas adornadas con flores) en medio de la música y vendedores de flores y platillos típicos, es una grata experiencia. El mercado, donde abundan plantas, flores y hortalizas, es de gran colorido.

Xochimilco es una especie de ciudad colonial dentro de una gran orbe como lo es el Distrito Federal, mucha gente que lo visita se ve reflejada en un set cinematográfico de la época de oro del cine mexicano. Es un lugar que no te puedes perder.

Fuente. México lindo y querido

Comentarios