Querétaro, Querétaro

Ciudades Coloniales de México

La Ciudad Colonial de Querétaro es un lugar magnifico y espectacular. Es una de las ciudades más importantes de México, no de ahora desde hace muchísimo tiempo. Su belleza en su arquitectura deja perplejo al más exigente.

Querétaro propició, en el siglo XVIII, los trabajos de ingeniería y arquitectura que dieron a la ciudad su perfil característico que perdura hasta nuestros días: iglesias, conventos, plazas que fueron talladas en una piedra rosada, suave y tersa. Una de las obras civiles más admirables de América construida en el siglo XVIII es el imponente acueducto de 1,280 m. de longitud con una monumental arquería que alcanza hasta 23 m. de altura. Algunos edificios son verdaderas joyas coloniales, entre los más notables de arte churrigueresco se encuentran: el convento agustino, el templo y convento de San Francisco, las iglesias de Santo Domingo, la congregación, Santa Clara y Santa Rosa; el edificio del actual Palacio de Gobierno, construido en el siglo XVIII, cuya fachada muestra barandales de hierro forjado. Frescos jardines y parques públicos, como la Alameda Hidalgo y la Plaza de la Independencia, invitan a descansar contemplando la hermosa arquitectura de su entorno.

El placer de la buena mesa ocupa un lugar primordial en Querétaro, pues la sopa, los tamales, las gorditas de migajas, los huaraches y las enchiladas queretanas hacen la delicia del más exigente paladar. Los dulces típicos son famosos: camotes con miel, buñuelos, jamoncillos y biznaga. Todo el año hay festejos y actividades. El 26 de julio es la fiesta de Santa Ana, celebrada con bailes populares y pamplonadas (encierros de toros); la de la Santa Cruz de los Milagros tiene lugar en la primera quincena de septiembre y en diciembre la fiesta de la virgen de Guadalupe y los tradicionales festejos navideños. Hay hermosas artesanías: cestas, piezas de cerámica y alfarería, bordados indígenas y piedras semipreciosas talladas.

Fuente: México lindo y querido

Comentarios