Zona Arqueológica de Guiengola, Oaxaca

Zonas Arqueológicas de México

La zona Arqueológica de Guiengola en Oaxaca, México por su ubicación, forma y sistema constructivo, se cree que era un sitio fortificado donde se resguardaban y defendían los zapotecas de los ataques de grupos hostiles. También es probable que fuera el centro administrativo del reinado zapoteca en el istmo al momento de la conquista española.

Guiengola significa en zapoteco del istmo “Piedra Grande” que proviene de guie, piedra y ngola, grande o viejo. También se le conoce como Danyroó o Cerro Grande o Antiguo.

La zona fue construida y habitada por zapotecas en la época posclásica (1350-1521 después de Cristo), aunque hay quienes afirman que fue ocupada mucho antes de esas fechas.

Reinaba Cocijoeza en Guiengola cuando llegaron los mexicas procedentes de Tenochtitlán para sujetar a los zapotecas del istmo y cobrarles tributo, además de tener el paso libre al Soconusco y Guatemala. Cocijoeza y sus aliados, los señores mixtecos, resistieron los ataques mexicas al mando de Ahuizotl. Después de varios meses de lucha estos últimos se inclinaron por la diplomacia y casaron con Cocijoeza a una hija de Ahuizotl, llamada Coyolicatzin (Carne de algodón o Carne blanca, en náhuatl).

De ese matrimonio nació Cocijopii, quien fue el último rey zapoteca del istmo, siendo bautizado con el nombre de Juan Cortés y posteriormente procesado por la inquisición por idolatría.

Las estructuras y edificios se encuentran tal y como fueron abandonados a raíz de la conquista española.

El núcleo central está constituido por dos plazas, una más hundida que la otra, con dos pirámides, una al occidente y otra al oriente, un juego de pelota y una residencia tipo palacio

La pirámide oriental está compuesta de tres cuerpos y en el oeste tiene una escalinata de 8 metros que conduce a la parte alta, donde tal vez existió otra estructura.

Enfrente está la plaza hundida y en medio un adoratorio redondo. Las pirámides fungían probablemente como templos donde los sacerdotes celebraban ritos y ceremonias a sus deidades; los adoratorios eran los lugares donde se colocaban las ofrendas y las plazas era donde se conglomeraba el pueblo.

El Juego de Pelota se localiza al este de la Plaza Mayor, a un costado de éste y de las pirámides se encuentran otras estructuras, sobresaliendo dos con forma circular, de las que algunos investigadores han sugerido que fueron observatorios astronómicos. Los cuartos circulares tienen entradas por donde pudieron ver algunas estrellas importantes con el objeto de medir el tiempo.

Esta zona arqueológica se localiza en el Istmo de Tehuantepec, a unas tres horas y media de la capital oaxaqueña y a 20 minutos del poblado de Tehuantepec. Para llegar, desde la Ciudad de Oaxaca se toma la Carretera Federal No. 190 con rumbo al Istmo de Tehuantepec, hasta llegar a la desviación, que se encuentra en el Paraje las Tejas, adelante del poblado de Jalapa del Marqués. Allí se toma una terracería a la izquierda hasta las faldas del cerro, desde donde se camina una hora hasta el sitio.

La zona arqueológica de Guiengola puede ser visitada de lunes a domingo de 8:00 a 17:00 horas; la entrada es libre y cuenta con el servicio de custodios de INAH.

Fuente: oaxaca.com

Comentarios