Zona arqueológica de Huijazoo, Oaxaca

Zonas Arqueológicas de México

La zona arqueológica de Huijazoo en Oaxaca, México debió haber sido uno de los centros rectores de la parte oeste del Valle de Etla durante el período clásico (250 - 800 d. C.). Controlaba todo el comercio que se realizaba entre los sitios de los Valles Centrales y los de la región de la Cañada. Así mismo controlaba todo el comercio de la zona de la Mixteca. El conjunto arqueológico está constituido por templos, palacios, juego de pelota, plazas, adoratorios y tumbas (aún cerradas al público).

Huijazoo destacaba por su emplazamiento sobre una colina que reproduce, en menor escala, la idea de los fundadores de Monte Albán como: encontrar un sitio defendible de posibles ataques; ocupar una posición privilegiada para estar más próximos a sus dioses, debido a la altura; no ocupar tierras fértiles para la construcción de sus templos y palacios; aprovechar las pendientes naturales del cerro para nivelarlo y terracearlo y, así, levantar sus edificios con un esfuerzo relativamente menor y usar los valles y terrazas para sembrar.

La Tumba 5 de Huizajoo

En noviembre de 1985, cinco metros por debajo de una residencia de la elite, se descubrió un magnífico conjunto funerario, al que se conoce como la Tumba 5 de Suchilquitongo o Huijazoo. Dicha tumba es la más grande y compleja descubierta hasta ahora en Oaxaca y se encuentra al este de un montículo conocido como Cerro de la Campana, en el extremo norte del valle de Etla.

En realidad, la tumba es una casa subterránea cuyo cuarto principal corresponde a la cámara funeraria. Como la mayoría de las tumbas zapotecas, ésta no es un elemento funerario de un solo periodo. Hallamos pruebas irrebatibles de que la tumba fue reutilizada al menos dos veces, tal vez tres. Originalmente se construyó alrededor del año 700 d. C., durante una época poco conocida de la historia del valle, el periodo III-B.

La "casa de los muertos" de Suchilquitongo es, sin lugar a dudas, el complejo funerario más grande del que se tenga noticia en Oaxaca. Le sigue en tamaño la tumba cruciforme 105, de Monte Albán. La incorporación en la fachada superior de una escultura incrustada entre el doble escapulario es un rasgo que también se encuentra en la Tumba 104 de Monte Albán y, como en ésta, la estructura funeraria presenta incorporadas al diseño arquitectónico, esculturas en alto y bajo relieve y pintura mural; sin embargo, es el único complejo mortuorio que reproduce en su planta el diseño básico de una casa zapoteca.

Las figuras dinámicas están representadas bajo el motivo "fauces del cielo", lo que indica que se trata de personajes de origen noble, cuyos nombres se encuentran descritos en los glifos.

Como se llega

De la CD. de Oaxaca se toma la carretera 190 hacia San Pablo Huitzo, a 27 Kms., al llegar al pueblo de Suchilquitongo tomar una desviación de 2 kms. a la izquierda la cual conduce a la zona arqueológica de Huijazoo.

Fuente: Revista "Arqueología Mexicana" (Vol. 5 No. 26) de Arthur G. Miller.


Comentarios