Zona arqueológica de Teopantecuanitlan, Guerrero

Zonas Arqueológicas de México

Zona arqueológica de Teopantecuanitlan "junto al templo de los jaguares"

Teopantecuanitlán es una casa de campo arqueológica en el estado mexicano de Guerrerorepresentativo de un desarrollo inesperadamente antiguo de sociedades complejas en la región. La casa de campo fecha de los periodos pre-clásico inicial y medio, y las pruebas arqueológicas indican claramente la existencia de algún tipo de conexión entre Teopantecuanitlán y la región olmeca de la costa del golfo. Antes del descubrimiento de Teopantecuanitlán en el inicio de la década de 1980, poco se conocía sobre el desarrollo y organización socioculturales durante el periodo pre-clásico. Su nombre significa junto al templo de los jaguares.

Teopantecuanitlán está situado en el estado de Guerrero, en la convergencia de los ríos Amacuzac y Balsas, a 5 km de la confluencia de los dos, creando un ambiente propicio al comercio y viajes. Ocupa una área de aproximadamente 160 a 200 ha, y se sitúa en el sopé de una elevación escarpada, que se erguen 200 metros por encima del nivel de la casa de campo.

La ocupación de Teopantecuanitlán se extendió de 1400 a.C. a 500 a.C., siendo generalmente dividida en cuatro fases, con lo pico del número de habitantes a ocurrir en la Fase II, entre 1000 y 800 a.C. El asentamiento de la casa de campo consistía de complejos residenciales caracterizados por cuatro estructuras distribuidas alrededor de un patio o plaza común. Artefactos importados, de obsidiana y concha, así como cerámica con influencias olmecas fueron encontrados asociados a y en el interior de los grupos residenciales. Estos artefactos suministran pruebas materiales de que la comunidad de Teopantecuanitlán formaba parte de una red comercial interregional que conectaba la Costa del Golfo con las tierras altas de México

Más allá de las áreas residenciales, Teopantecuanitlán es notable por su arquitectura monumental, arte y terrazas agrícolas, en particular una de las primeras estructuras ceremonias civiles de toda la Mesoamérica, El Recinto (El Recinto), también conocido como Patio Hundido, construido durante la Fase II. El Patio Hundido es así llamado porque se encuentra rebasado 2 metros relativamente al nivel del suelo, construido sobre una base de barro amarillo revestida de bloques de travertinos.

Cuatro enormes, casi idénticos, bloques monumentales de travertinos adornan los lados este y oeste del Patio Hundido. Estos bloques están esculpidos de forma a parecer criaturas antropomórficas, casi seguramente jaguares-hombre, con ojos almendrados y bocas volcadas para bajo. De hecho, son estos monumentos de 3 a 5 toneladas, que son referidos en el nombre dado por el arqueólogo Guadalupe Martinez Donjuán a este local, Según Martínez Donjuán, estas esculturas están colocadas de forma a marcar los solsticios y equinoccios, y "simbolizaban las fuerzas opuestas que gobernaban el mundo".

En la espalda de uno de estos monumentos, el Monumento 2, existen símbolos que Martinez Donjuán interpreta como "10 Flor". Si esta interpretación está correcta, esta sería de más antigua fecha de calendario mesoamericano.

Esta casa de campo contiene aún dos campos de juego de balón. Uno de ellos es una miniatura situada en el interior del Patio Hundido, mientras que el otro se sitúa 900 metros para nordeste. En una de las extremidades del campo más pequeño existe una sauna hecha de adobe. Se trataría casi ciertamente de un local para contactos sociales destinado a la élite de Teopantecuanitlán.

La influencia olmeca es visible en muchos de los monumentos de Teopantecuanitlán. Además de los cuatro monumentos principales discutidos arriba, artefactos de estilo o influencia olmeca fueron encontrados un poco por toda la casa de campo.

Existen varias teorías sobre como tales motivos y dibujos olmecas — tal vez mismo deidades — llegaron a un local la centenares de kilómetros de región olmeca. Martínez Donjuán cree que las raíces de la cultura olmeca se encuentran aquí en Teopantecuanitlán y que un grupo abandonó Teopantecuanitlán para colonizar lo que hoy designamos "región olmeca" retomando la hipótesis colocada por Miguel Covarrubias.

El arqueólogo Michael D. Coe afirmó que esta "posición es contradicha por las limitaciones ambientales" impuestas por las tierras altas semi-áridas de Guerrero.[6] Christine Niederberger ve influencia olmeca sólo en la arquitectura monumental, con el resto de la cultura derivada de fuentes indígenas.

Fuente INAH

Comentarios