La CONANP protege al manatí

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), a través del Programa de Conservación de Especies en Riesgo (PROCER), ha realizado diversas acciones enfocadas a la conservación del manatí (Trichechus manatus), que incluyen monitoreo, protección y recuperación de la especie y su hábitat, así como el fomento y difusión de su conservación.

La CONANP, en coordinación con investigadores de la Asociación Civil Conservación de la Biodiversidad del Usumacinta realiza el proyecto “Fortalecimiento al manejo y conservación del manatí del Caribe” con el objetivo de estimar la población de esa especie en los cuerpos de agua que hay en esta Área Natural Protegida.

Resultado de dicho estudio, se arrojó el registro de 21 ejemplares en los ríos Bitzal, Grijalva, Usumacinta y Tabasquillo.

En la implementación de estas acciones, se trabaja de manera conjunta con las comunidades que están dentro del Programa de Vigilancia Comunitaria y se les capacita en monitoreo y atención en varamiento de manatíes.

Al día de hoy participan más de 50 personas de las localidades de Bitzal tercera y séptima sección, del municipio de Macuspana; San José y José María Pino Suárez, del municipio de Jonuta, así como de Tabasquillo, en Centla.

Como parte de la difusión, y con el fin de dar a conocer a los habitantes de las comunidades la importancia de esta especie, está en proceso de producción material informativo como un video sobre la historia del manatí y un cuento llamado “Manatíes en las ilusiones”, entre otros.

La Reserva de la Biosfera Pantanos de Centla celebra el Día Nacional del Manatí donde participan expertos de la Asociación Civil Conservación de la Biodiversidad del Usumacinta (COLBIUS) para hablar acerca de esta especie y de la importancia de su conservación.

Además, se organizan juegos y talleres didácticos para niños y adultos, como pinta carita, lotería y ruleta, con la finalidad de que la población conozca la importancia de la conservación de esta especie.

Con estas acciones, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas que dirige Alejandro Del Mazo Maza refrenda su compromiso de proteger y conservar ésta y otras especies que se encuentran en algún estatus de protección.

En México existe una sola especie llamada manatí de las Antillas (Trichechus manatus), que también habita la península de Florida, islas del Mar Caribe, y costa Atlántica de centro y Sudamérica, hasta Brasil.

Actualmente, está catalogada en la NOM-059-SEMARNAT-2010 como especie en riesgo. Tiene una longitud entre 2.8 y 3.6 metros, con un peso que oscila entre los 400 y 1,775 kilos. Su cola es aplanada, a diferencia de otros peces y animales marinos que la tienen en forma de media luna. Las hembras suelen ser más grandes que los machos.

Su color es gris con manchas blancas o rosadas en el pecho y abdomen. Los que tienen movimientos muy lentos, poseen una capa de algas sobre su piel, haciéndolos que luzcan verdosos.

Estos mamíferos habitan en ríos de agua dulce y agua salada, bahías, canales, estuarios y zonas costeras donde abundan algas y vegetación.

El manatí es el único mamífero completamente herbívoro. Se alimenta de 60 tipos de plantas marinas así como de algas, mangle y lecho marino encontradas en aguas de poca profundidad. En algunas ocasiones come peces que quedan atrapados en las redes de pesca.

El hombre es el principal responsable del bajo número de manatíes que existen en el mundo. Son cazados principalmente por su grasa y su carne.

Existe información de que el manatí fue una especie ampliamente explotada por las culturas mayas y olmecas en las costas del Golfo de México y Mar Caribe, práctica que fue adoptada más tarde por los españoles en la época de la colonia y que perduró hasta la actualidad.

Comunicado de prensa Conanp/ Semarnat

Comentarios